Konstantin Grcic

Konstantin Grcic

Cuando amamos el trabajo de artistas del calibre del Sr. Grcic, no solo amamos la faceta onírica material de la belleza de su trabajo. Existe también una admiración profunda de cómo se acercan a su profesión, como casi de puntillas, y defienden el Oficio. Desde la humildad del artesano, soluciona problemas y crea soluciones bellas que poseen la capacidad de trascender el uso.

Es el caso de Konstantin Grcic. Cuando acabo sus estudios de Enseñanza Secundaria, entro a trabajar para un restaurador de muebles, para «aprender cómo se hacen las cosas de la manera correcta». Estudio ebanisterías en la Escuela de Artesanos en Madera de John Makepeace antes de estudiar diseño Royal College of Art de Londres.

Estableció su propia oficina en Múnich en 1991. Hoy Konstantin Grcic Design tiene su sede en Berlín. La oficina está activa en varios campos que van desde proyectos de diseño industrial, diseño de exposiciones y colaboraciones arquitectónicas. Entre sus clientes encontramos los grandes como Cassina, ClassiCon, Flos, Kettal, Laufen, Magis, Muji, Vitra y un largo etcetera. Es maravillosa la concreción de sus piezas.

Todo cambio con una pieza ya icónica del diseño, con la Chair_One. Fue una de las primeras piezas creadas con proyección 3d. El uso de moldes industriales que hasta entonces no se usaban para piezas de gran tamaño y como se distribuía en dos toques de produccion el diseño. Uniendo el metal con el hormigón. Una artesanía de trabajo.

Podemos leer una frase que nos encanta de él:

“…diseñar es una gran responsabilidad. Y creo que solo se puede hacer bien si realmente se disfruta”

Nos sentimos reflejados en esa frase. En nuestra comunicación, se puede leer varias veces nuestro concepto de «crear», como una «responsabilidad de oficio», como responsables de nuestra creación, una necesidad de «tomar parte» sobre lo creado y el relato y oficio que se transmite con ello.

Las piezas de nuestro protagonista, ocupan ya un lugar en las colecciones permanentes de las más prestigiosas instituciones como el MOMA o el Centro Georges Pompidou en Paris.

La última pieza que nos ha enamorado es la serie de luminarias: «Noctambule» , o el Búho nocturno o juerguista. Cómo define el autor, esta mayormente invisible durante el día, pero con una actividad glamorosa durante la noche.

La nueva colección de lámparas está hecha de módulos de vidrio soplado, que son transparentes y, por lo tanto, casi inexistentes durante el día. Pero, cuando los enciendes en la oscuridad, se transforman en lámparas magníficas e iluminadas. Los módulos cilíndricos de vidrio establecen la gramática básica de la colección. El único módulo es una pequeña lampara. Varios módulos apilados uno encima del otro crean una columna de luz o una lámpara de araña suspendida dentro de un hueco de escalera.

Es de gran poesía. Es el trabajo del vidrio soplado, la tecnologia led estudiada y el diseño de simplicidad cruda. Maravilloso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *